Los Reptiles

viernes, enero 05, 2007

LOS LAGARTOS

Los lagartos son probablemente los reptiles más abundantes, vistosos y variados en la actualidad. Pertenecientes al orden Squamata, que comparten con serpientes y anfisbénidos, se han descrito más de 4.000 especies en cerca de 26 familias en todo el mundo, presentes en cada clima excepto en las regiones polares. Varían en tamaño, desde menos de 2 cm. en el caso del lagarto Gecko enano, hasta más de 3 metros en el caso del dragón de Komodo, y varían también en otras formas; viven desde en árboles hasta en el desierto, comen desde insectos hasta cabras, y en algunos casos pueden cambiar de color para confundirse con el fondo o deslizarse a través de la selva techada usando aletas de piel especiales adaptadas como paracaídas.
Los lagartos se distinguen de las serpientes mayormente por la presencia de patas, empero poseen también aberturas auditivas, párpados movibles y mandíbulas mucho más flexibles. La mayoría de los lagartos cuentan con cuatro patas con cinco dedos en cada una, a pesar de que existen numerosas especies de lagartos sin patas, que han perdido sus miembros externos. Los lagartos son conocidos por su rapidez, su capacidad de estar alertas y su habilidad para trepar o dejar atrás obstáculos en su camino, evitando los depredadores. Muchas especies pueden incluso deshacerse de sus colas al sentirse amenazadas o atrapadas. A pesar de ser en general inofensivos, la mayoría de los lagartos son capaces de morder rápida y a menudo dolorosamente si son capturados. Dos especies, el lagarto de abalorios mexicano y el monstruo de Gila están equipados con veneno similar al de algunas serpientes, pero no representan un real peligro para los humanos.




TIPOS

Gecos
Gecos con Parpados
Iguanas
Agamas
Camaleones
Lagartos Nocturnos
Lagartijas
Lagartijas Americanas
Lagartijas de Anteojos
Eslizones
Lagartos de Cola Espinosa
Lagartos Ciegos
Monstruo de Gila
Luciones, Serpientes de Cristal
Cantiles de Montaña
Monitores




Aparato Digestivo

La cavidad oral: La lengua varía en tamaño, forma y color (oscura en Iguanidae) con las especies, en general es una lengua móvil y protrusible. La yemas gustativas no están muy desarrolladas y se sitúan a nivel de faringe, no en la lengua. La protrusión de la lengua puede utilizarse para captar información del medio mediante el órgano de Jacobson (lengua bífida muy horquillada en varano y tejú) o para ser disparada para atrapar el alimento (Chamaeleo spp.)
La dentición de los lagartos, en la mayoría de especies, es de tipo pleurodonta (dientes con raíces alargadas débilmente sujetos al margen interno de la arcada dentaria, sin alveolos dentarios), donde los dientes perdidos o mudados son reemplazados a lo largo de la vida del animal. Algunas familias de Agamidae y Chamaeleontidae presentan dentición acrodonta (dientes más cortos unidos firmementes al margen cortante de la arcada dentaria, sin alveolos dentarios), donde sólo se reemplazan los dientes de los individuos jóvenes.
El estómago de los lagartos es simple, de forma alargada. No presenta piedras en su interior (gastrolitos) a diferencia de los crocodílidos. 
 El intestino delgado presenta un páncreas asociado. Muchas especies poseen ciego. Algunos lagartos vegetarianos tienen el colon dividido en saculaciones o compartimentos para facilitar la fermentación del alimento que admite así una mejor digestión. Para mejorar esta fermentación microbiana, ciertas especies (Iguanidae), tienen preferencia por escoger zonas donde la temperatura ambiental sea la óptima. 
 La porción final del intestino grueso desemboca en la cloaca, a nivel del coprodeum. Los saurios también presentan una vesícula biliar y un hígado lobulado. 



Aparato Circulatorio

El corazón está formado por tres cámaras (dos atrios y un ventrículo). El ventrículo está parcialmente dividido por un septo interventricular incompleto. De esta cámara salen los dos arcos aórticos que, caudalmente, se fusionan formando la aorta dorsal. 

Destaca a nivel ventral, la vena abdominal ventral que circula por la superficie interna de la línea media ventral. 
 Hay que tener en cuenta la existencia del sistema porta renal, donde toda la sangre que proviene de la cola y miembros posteriores va, mediante esta red venosa, hacia los riñones. (Existen shunts que transportan la sangre directamente desde el sistema porta renal a la vena cava posterior, evitando el paso por el parénquima renal).


Aparato respiratorio

Las fosas nasales presentan las glándulas nasales de la sal (Iguanidae); su función es excretar el exceso de sodio cuando sus concentraciones plasmáticas son elevadas. Esto permite conservar el agua en el organismo del animal. Las coanas se sitúan en el paladar, localizadas cranealmente. Gekkonidae presenta cuerdas vocales que producen fuertes vocalizaciones. La glotis, salvo en los movimientos respiratorios, permanece cerrada. La vibración de la papada, que producen algunas especies, no presenta una función respiratoria propiamente dicha, puede servir para ventilar la orofaringe. 

La tráquea conduce a los pulmones situados a nivel torácico. Los lagartos más evolucionados presentan pulmones de consistencia esponjosa, formados por cámaras interconectadas cuyas paredes están recubiertas de alvéolos. Los primitivos lagartos presentan pulmones similares a sacos huecos donde los alvéolos sólo cubren las superficies internas. Los lagartos suelen inflar sus pulmones al máximo para así aumentar su tamaño corporal cuando se ven amenazados. No presentan diafragma, las costillas cumplen una función similar mediante movimientos de expansión y contracción. 



Sistema Genitouriano

Aparato urinario: Presentan dos riñones que se localizan, generalmente, a nivel profundo del canal pélvico (por lo que cualquier causa de nefromegalia produce obstrucción del colon). Como en otros reptiles, el segmento sexual, situado en la porción caudal del riñón de los machos, aumenta de tamaño durante la estación reproductora, su función es la de producir fluidos que contribuyen a la formación del semen. La mayoría de las especies presentan una vejiga urinaria de finas paredes; es frecuente la aparición de cálculos debido a dietas incorrectas (poco agua, exceso de proteínas).

Aparato genital masculino: Poseen dos hemipenes con forma sacular que carecen de tejido eréctil. Se encuentran situados en la región ventral de la base de la cola, en posición invertida dentro de unos sacos, produciendo un abultamiento visible externamente. Los hemipenes no intervienen en los mecanismos de micción del animal. Sólo uno de ellos actúa durante la cópula. Los testículos están cranealmente situados a los riñones. Determinados caracteres sexuales secundarios, como espinas, cuernos, poros femorales y colores brillantes, están más desarrollados en el macho que en la hembra.

Aparato genital femenino: Los ovarios se sitúan cranealmente a los riñones, continuándose con los oviductos. 
 La fecundación es interna. Existen especies ovíparas, ovovivíparas y vivíparas. Algunas poblaciones de Lacerta spp., donde todos los individuos son hembras, se reproducen por partenogénesis. 




Tuataras

Las tuátaras pertenecen a un orden de reptiles separado de un sólo un género, Sphenodon. A pesar de que superficialmente se parecen a los lagartos, y comparten algunas características con los cocodrilos, difieren en rasgos anatómicos y fisiológicos que las distinguen, incluyendo un tercer párpado e incluso un tercer ojo en el centro del cráneo que puede ser claramente distinguido en los ejemplares jóvenes.
Las tuátaras viven solo en unas pocas islas pequeñas de Nueva Zelanda, a pesar de que alguna vez estuvieron ampliamente distribuidas, durante el período Cretáceo, cerca de 120 millones de años atrás. Viven cerca de las pardelas (también conocidas como pardelas sombrías), con las que comparten las madrigueras, y se alimentan de insectos y gusanos. Ocasionalmente, pueden también alimentarse de los huevos y nidos de las pardelas. Es raro que las tuátaras crezcan más de 80 cm. de largo, y lo hacen muy lentamente, no alcanzando la madurez hasta los 20 años aproximadamente. Pueden vivir largo tiempo, algunos especimenes en cautiverio en Nueva Zelanda han vivido cerca de 80 años.





ENFERMEDADES PADECIDAS POR LAGARTOS

HIPOTIROIDISMO

Esta enfermedad se da cuando la dieta no contiene el suficiente aporte de iodina. La glándula tiroidea (encargada de producir hormonas que regulan el metabolismo, los niveles de energía del cuerpo, el crecimiento, el temperamento y la muda), necesita iodina para funcionar correctamente. Sin el aporte necesario de iodina, la glándula tiende a hincharse y la producción de hormonas disminuye considerablemente.


RIÑONES DAÑADOS

Cuando los riñones están dañados y no funcionan correctamente, se produce un aumento de las toxinas en las sangre y un desequilibrio en varias de las sustancias que produce el organismo, como el calcio y el fósforo.


NEUMONÍA

La ausencia de un diafragma funcional en la mayoría de las especies de reptiles impide el desarrollo del reflejo tusígeno favoreciendo por tanto el acúmulo de secreciones respiratorias y cuerpos extrańos, por lo que numerosas infecciones pulmonares leves progresan hacia cuadros más graves si no se instaura un tratamiento adecuado. 
 El número de especies bacterianas asociadas a lesiones bronconeumónicas es muy amplio, destacando fundamentalmente bacterias gram negativas como Aeromonas spp., Pseudomonas spp. y Klebsiella pneumoniae. Histológicamente las lesiones bronconeumónicas se caracterizan por la presencia de heterófilos y de infiltrado inflamatorio mixto en las luces de las pequeńas vías aéreas e infiltrando el epitelio respiratorio. Estas bacterias también pueden originar lesiones granulomatosas.
En cuanto a las neumonías granulomatosas cabe destacar las de origen micótico, especialmente por Aspergillus sp. Aunque no son muy frecuentes en reptiles, cuando se instauran son difíciles de diagnosticar in vivo. La mayoría de los casos se diagnostican post-mortem. Típicamente ocurren en animales que están sobrexpuestos a una gran cantidad de esporas, con condiciones ambientales inadecuadas (temperaturas por debajo de las óptimas, excesiva humedad) o bien animales inmunodeprimidos. Histológicamente las lesiones constan de múltiples granulomas caracterizados por la presencia de células gigantes multinucleadas y células mononucleares, pudiendo detectarse heterófilos en la periferia de las lesiones.



ESTOMATITIS
La estomatitis es una enfermedad causada por una bacteria que produce la infección del tejido que forma el interior de la boca.

GOTA
La gota se caracteriza por la inflamación y el entumecimiento de las articulaciones.

PARÁSITOS
ECTOPARÁSITOS
Los parásitos son pequeños organismos que viven en el cuerpo de otro organismo, bien en su interior (parásitos) o en el exterior (ectoparásitos). Son como huéspedes que se alimentan de los restos de piel muerta, restos de alimentos e incluso sangre, y si bien no suelen causar la muerte del animal, si que le impiden llevar una vida normal. La forma de adquirirlos puede variar, aunque están presentes en iguanas que han convividos con otras (sobre todo en tiendas de animales), en iguanas que vivan en un ambiente muy sucio o en iguanas que los han adquirido durante algún paseo por el jardín.
La forma más común de ectoparásitos son las garrapatas y pulgones. Estos organismos suelen albergarse en los pliegues cutáneos de las iguanas (axilas, cerca de la cloaca, en los oídos, en la nariz, etc... y pueden llegar a ser una verdadera plaga si no se actúa rápidamente. Afortunadamente, la piel de los reptiles, libre de pelo que nos impida ver, es fácil de tratar frente a estos indeseables seres.

ENDOPARÁSITOS
Respecto a los procesos parasitarios hay que indicar que en la naturaleza la mayoría de los reptiles están parasitados pero normalmente no sufren severas infestaciones y por lo tanto no se compromete su supervivencia. Ello se debe a que los animales en libertad no están confinados en un espacio reducido y por tanto la concentración ambiental de parásitos no es alta. Sin embargo, en condiciones de cautividad, especialmente si las condiciones higiénico-sanitarias no son adecuadas, la concentración de parásitos puede ser mucho más alta y por tanto supone un mayor riesgo. Además en cautividad hay que considerar también el estrés como factor adicional que disminuye las defensas del animal favoreciendo la colonización parasitaria. 
 Existen numerosísimas especies parásitas afectando a reptiles. Lo más importante desde el punto de vista práctico es conocer el ciclo del parásito y la forma de prevenir la infestación: 
- si el ciclo es indirecto, y por tanto requiere un hospedador intermediario para completar su ciclo, la medida más efectiva es evitar la existencia de ese hospedador intermediario. 
- si el ciclo es directo se recomienda actuar sobre el animal parasitado.
a) Protozoos 

b) Trematodos
c) Cestodos 

d) Nematodos
En el caso de infestaciones severas pueden causar impactación y anorexia, pero algunos autores piensan que en bajo número pueden servir al hospedador incluso para prevenir la constipación intestinal, ya que rompen y desmenuzan el material fecal. El diagnóstico se basa en la detección huevos embrionados o no embrionados en las heces. El tratamiento de elección es fenbendazol vía oral, a dosis de 50 mg/kg. 

Otro grupo de nematodos frecuentes en saurios son los filáridos. Las filariosis suelen ser subclínicas pero en infestaciones severas puede haber necrosis de territorios orgánicos como consecuencia de trombosis parasitarias y consiguiente isquemia. Requieren mosquitos o garrapatas como hospedadores intermediarios. Las formas adultas suelen encontrarse en vena cava posterior y vena porta-renal, así como en el tejido subcutáneo en el caso de algunas especies. Existen numerosos géneros algunos de los cuales son específicos, como el género Foleyella en camaleones . El diagnóstico se basa en la detección de microfilarias en la sangre.Dado que el tratamiento con ivermectina no ha sido probado en la mayoría de las especies de saurios, se recomienda como medida preventiva el control de los insectos hematófagos que pueden actuar como hospedadores intermediarios.Recientemente se han detectado inmunohistológicamente microfilarias de Foleyella sp. en un camaleón de Oustaleti (Furcifer oustaleti) (Orós et al., 2001).

ABCESOS
Los abscesos son muy frecuentes en reptiles y se desarrollan como respuesta frente a agentes infecciosos bacterianos. Frecuentemente su localización es subcutánea pero pueden encontrarse también en la cavidad celómica, oído medio o bajo la lente ocular. En reptiles, el pus suele ser sólido o semisólido en contraste con el material purulento más o menos fluido que manifiestan los mamíferos. Se cree que esto se debe a que los leucocitos granulocíticos de los reptiles presentan una falta absoluta o relativa de lisozimas (Frye, 1991).

ESTREÑIMIENTO
Cuando un lagarto no defeca todos los días, a pesar de comer correctamente, puede deberse que está estreñido.

DESHIDRATACIÓN
Una falta de agua en el cuerpo puede causar una pequeña inflamación a lo largo del cuerpo del lagarto. Además las heces no suelen estar acompañadas de tanto líquido y la boca está más reseca.

DIARREA

CANGRENA
En ocasiones, los dedos o la cola pueden engangrenarse como consecuencia de una mala muda (por constricción de la piel sobre la carne), como consecuencia de las bajas temperaturas o como consecuencia de una infección mal curada. La gangrena se basa en un ennegrecimiento y endurecimiento del tejido afectado. La visita al veterinario es necesaria y posiblemente la amputación.

BLOQUEO DEL INTESTINO
La ingestión accidental de algún objeto sólido o no, puede causar un bloqueo que impida a la iguana digerir correctamente los alimentos y defecar. Si tu iguana deja de defecar, y padece hinchazón de vientre, debes visitar al veterinario para que le haga un chequeo inmediato.

SOBRECALENTAMIENTO
El sobrecalentamiento se da cuando el cuerpo alcanza unas temperaturas que pueden dañar alguna parte del organismo. Es nuestra obligación el controlar la temperatura del terrario con los medios que nos sea posible. Además, si dejamos a nuestra iguana al Sol, bien en un terrario de Sol, bien en una jaula improvisada, procuraremos que haya un espacio en sombra y fresco (en ocasiones, que haya sombra no significa necesariamente que la temperatura sea adecuada. Quizá al Sol, la iguana esté a 42ºC y a la sombra a 38ºC, no obstante ambas temperaturas son igual de nocivas y acabarían matando a la iguana en cuestión de horas, sobre todo si son jóvenes).

PROLAPSO
Los prolapsos se dan cuando un tejido que normalmente se encuentra en el interior del cuerpo, sale hacia fuera y permanece más de lo normal. Normalmente se da con los hemipenes y con los intestinos, como consecuencia de algún tipo de parásito. Si tras un baño con agua azucarada el tejido no se contrae hacia el interior, debemos acudir al veterinario.

STRESS
El stress puede considerarse también como una enfermedad que no solo afecta a los humanos.

El stress repentino puede producirse cuando se efectúan mudanzas o cambios bruscos de terrario (o cuando la traemos a nuestra casa por primera vez). En estas ocasiones la "energía" suele cortarse repentinamente por periodos prolongados, dejando al animal sin fuentes de calor ni luz. En otras ocasiones, un nuevo compañero de terrario es introducido, otros animales como perros o gatos merodean el terrario, etc... En otras ocasiones la iguana es cogida repentinamente y por varias personas, sin su consentimiento, etc.... En estos casos estamos hablando de stress repentino, cuya manifestación se basa básicamente en cambios de coloración y de comportamiento (que tiende hacia la agresividad).